portada-web (1)

Maridaje

PRINCIPIOS BÁSICOS

Los azares de la historia y las costumbres locales han producido matrimonios ideales entre ciertos alimentos y determinados vinos. Cuando no se puede encontrar alguno de estos vinos, hay que sustituirlos por otro siguiendo tres reglas fundamentales.

COLOR

la regla tradicional del vino blanco con los pescados y del vino tinto con las carnes obedece al más elemental sentido común. Un vino tinto tánico puede dar al pescado y al marisco un gusto metálico, del mismo modo que la caza o los platos de sabores fuertes aniquilan la mayoría de los vinos blancos.

DENSIDAD

la graduación alcohólica y la concentración aromática de un vino deben acompañar el sabor de un plato: los manjares delicados merecen vinos sutiles, mientras que los alimentos fuertes requieren vinos más potentes.

AROMAS

en ocasiones, un contraste de aromas entre el vino y la comida es agradable (un vino con matices de limón para acompañar un pescado frito), pero por lo general siempre es mejor la armonía.
Cerrar menú
Translate »